Los consejos de Guido Mondani

“A veces me ha pasado que cuando algunos amigos coleccionistas me enseñaban con entusiasmo sus últimas adquisiciones y las buenas compras que habían realizado y yo les decía la verdad, es decir que en realidad no se trababa de una buena compra sino de un timo, he perdido varias amistades…”

 

Hoy, desafortunadamente, las imitaciones de relojes son cada vez más frecuentes, y es muy difícil distinguir los originales de los falsos.
Actualmente, incluso un ojo experto encuentra dificultades en reconocerlos porque los falsos se parecen mucho a los modelos verdaderos y se fabrican con mucha más atención hacia los detalles. Por esto es importante ser prudentes y seguir algunos consejos que pueden ayudar a tener mayores garantías.

 

– Una de las cosas más importantes que hay que hacer cuando se desea comprar o vender un reloj es documentarse. Es importante obtener fuentes de informaciones seguras (por esto les aconsejamos los libros de Guido Mondani Editore) y puntos de referencia para eliminar cualquier mínima duda.

– Se desaconseja absolutamente el “buen negocio”: si el precio es demasiado bajo, es casi seguro que hay anomalías ya que es muy improbable que un comerciante permita hacer un buen negocio a un coleccionista privado.

– Es mejor pagar un poco más pero obtener la perfección: “si compran a un buen precio un reloj con un defecto en la esfera (como por ejemplo una rayadura o una pequeña marca), recuerden que cada vez que miren su reloj no pensarán en el dinero que han ahorrado, sino que sólo verán el defecto”.

– Por otra parte es fundamental tocar con la mano y ver con sus propios ojos el objeto que desea comprar, ya que a veces en Internet las imágenes han sido retocadas.

– Cuando se compra un reloj antiguo es conveniente pedir al comerciante una garantía escrita para asegurar la autenticidad de su compra.

– Es interesante conocer el código de los metales que Rolex utiliza para los relojes y los brazaletes. : en las referencias con 5 y 6 cifras, el último número indica siempre el metal.

Últimos números de la referencia y metal correspondiente:

0 = acero

1= acero / oro rosa

2 = acero / platino

3 = acero / oro amarillo de 18k

4= acero / oro blanco de 18k

5 = oro rosa de 18k

6 = platino

8 = oro amarillo de 18k

9 = oro blanco de 18k

 

– Es importante llevar siempre consigo una lente de 10 aumentos para poder examinar bien los relojes.

– Hay que observar siempre el desarrollo del mercado y del coleccionismo, ya que actualmente los coleccionistas están cada vez más atentos a los detalles. Por ejemplo, hoy en día existen varias tipologías de esferas que crean enormes diferencias entre ejemplares del mismo modelo. Este es el caso de las referencias 16610LV  y 1680, que tienen respectivamente 5 y 6 mark (es decir 5 y 6 diferentes tipos de esfera que crean enormes diferencias en el precio).

– Todas las partes del reloj tienen que ser originales o suministradas por Rolex. Por ejemplo, el GMT referencia 1675 de acero, parecía que se había fabricado sólo con el disco rojo y azul. Hoy en día, observando un catálogo oficial Rolex, vemos que para esta referencia se suministra también el bisel negro. Por tanto, creemos que el GMT –MASTER 1675 de acero con bisel negro es completamente un reloj original Rolex.

– Las manecillas de un reloj tienen que tener una armonía perfecta con la esfera, el tamaño y los colores adecuados. Por ejemplo, si  los índices de la esfera son de un material luminoso, también las manecillas tienen que ser luminosas. Si observan anomalías, ¡tengan cuidado!

– En un catálogo Rolex de 1959 podemos leer:
Cuando se quite su reloj por la noche, tiene que ponerlo siempre en la misma posición. El engranaje de un reloj puede variar algunos segundos si lo ponemos de manera diferente.
Por eso las oficinas suizas oficiales controlan el funcionamiento de todos los relojes en 5 posiciones diferentes, porque es la única manera de determinar realmente su precisión.
Recuerde:
1. un reloj puesto en horizontal encima de una mesa, con la esfera hacia arriba, avanza algunos segundos durante la noche.
2. en posición vertical, con el pulsador de marcha hacia abajo, retrasa algunos segundos.
3. en posición vertical, con el pulsador de marcha hacia arriba, retrasa algunos segundos más.

– Los enemigos más peligrosos del reloj son el descuido, la humedad, el agua de mar y un relojero no especializado. Para conservar de forma óptima su reloj no tienen que olvidar que es un instrumento de altísima tecnología y por esto se tiene que respetar y cuidar. El servicio prestado por un relojero que no haya sido específicamente preparado en los cursos especializados impartidos por el fabricante, puede perjudicar el reloj.

– Se aconseja conservar el reloj en un lugar aireado, seco y a una temperatura constante entre + 2 y + 30 grados.

Guido Mondani